Vacaciones en Ibiza. Comienzo y despedida

Septiembre 2017

Parte 1. Comienzo.

//He dividido las partes porque en la primera parte del viaje fue vivida de forma diferente a lo que fue después. Al principio estábamos Rocío, Martha y yo. Luego Rocío se fue y eso supuso un mayor encuentro entre Martha, mi “mana” y yo, y también momentos de soledad festiva para mí. //

Comienza una nueva aventura. Tras “salir de la zona de confort” y volver a casa, mi cuerpo y mi mente no están preparados para volver a la vida real, para volver al “hogar”. Así pues empiezo mis vacaciones, 6 días en Ibiza.

Ha sido un viaje para disfrutar, para conocer. He vivido las 3 Ibizas. La Ibiza de playas y parajes impresionantes, la Ibiza que te renueva, y la de la fiesta. He visto también la degradación de las personas y como la buena gente se deja contaminar por la noche.

Pero también he sentido. He sentido la energía que desprenden distintos lugares mágicos de la isla. Por todo ello, he decidido que el año que viene volveré. Volveré para descubrir más lugares perdidos.

La primera parte de esta historia, comienza con una puesta de sol, en Cala Conta. Una puesta de sol que una nube se tragó.

 

//Puesto que ha pasado bastante tiempo desde que escribí el inicio y final del post, el resto de calas donde estuvimos no los tengo apuntados, se quedaron en algún punto de mi memoria. Así que habrá que deleitarse tan sólo con las fotos y las experiencias y recuerdos de cada momento vivido.//

Momentos diurnos

Momentos nocturnos.

Nota: el club de rojo parece lo que no es, tan solo es la entrada a PRIVILEGE, a punto de entrar en AFTERLIFE. Me encantó!

Una canción que sonó en el coche de camino a las playas es la siguiente, y con ella termino una parte.

 

Una vez que Roció se fue, empezó otra clase de Ibiza, otro momento…

…..

Despedida.

Me despido de esta hermosa isla con una sonrisa. He vivido momentos mágicos, momentos de locura, momentos de risas, momentos que te llenan de energía, momentos perfectos. Porque la vida es eso: momentos. Momentos para vivirlos y compartirlos.

 

 

Siento que me voy con energía renovada. Me llevo un pedacito de la isla. Me llevo los recuerdos, el sentir el viento y el agua sobre la piel, la brisa cargada de mar.

Me llevo la energía de Es Vedrà y la de Punta Caleda en la puesta de sol.

Me llevo ese último desayuno en Cala Salinas, mirando al mar. Ese último baño improvisado que compartimos al natural. El último baño, el primero con mi querida hermana “mana”. Una de esas personas especiales que se convierten en familia y te acompañan en las etapas de una vida.

Gracias por este viaje. Gracias por esta experiencia.