Salir de la zona de confort – 29

Capítulo 29. (27 Julio)

Hoy tengo plan! El tiempo sigue siendo un asco, no hace ni 20 grados y aunque Wetter.de dice que no va a llover, yo me voy a llevar el paraguas que aquí nunca se sabe.

El martes iba a ser la fiesta del pueblo de Tegernsee, pero como cayó la del pulpo, la aplazaron al jueves, ósea hoy. Llueva o nieve, hoy no pienso volver a casa de día. Así pues, quedo con Giorgia, una de las italianas que tiene buena conversación (es la única italiana con la que normalmente hablo en alemán) y además tiene bastante sentido común. Nos enfundamos en nuestras chupas, y nos vamos a patita por mi querido camino al pueblo. Por supuesto, hoy es día de cámara. XD

¡Cuánta gente! ¡Qué gusto! ¡Hay vida más allá del hotel!

 

Y nada más llegar, nos vamos a la barra que han puesto los del hotel y de ahí, hacemos escapada con el barquito. Again. Otra copita de prosecco, y allá vamos.

 

Aprovecho para empezar a hacer las fotos Überraschung que tanto me gustan. (fotos sorpresa). Aunque a veces me posan, pronto se darán cuenta que las fotos bonitas son en las que no se posa, y se es totalmente natural.

 

Va bene, ahora las de verdad.

 

Me encanta ésta… ¿de qué podrán estar hablando? Parece interesante… Jeje

Salir de la zona de confort-29- Esther HC - 09

Tras el viaje, aparco a Giorgia con su amiga Ari y me doy un volteo por la fiesta, a ver que cositas hay por ahí…

 

Además, en el puesto del hotel no hay cerveza! O MEIN GOTT, un puesto alemán sin cerveza! Así que aunque mi intención no era pillar la más grande, no me queda otra, y no me voy a quejar jajaj así que ahí va una Maß para mi.

 

Más tarde viene Magge (creo que cada vez lo escribo de una forma). Cenamos por los puestos y luego vamos al puesto del postre: fruta bañada en chocolate. Oooooh (me viene a la mente una imagen de Homer Simpson cayéndosele la baba). Nos ponemos como niñas chicas, felices y manchadas de chocolate.

 

Qué poquito hace falta para ser feliz.

Salir de la zona de confort-29- Esther HC - 26

La verdad es que he vivido muchas fiestas alemanas, pero ahora lo veo todo distinto. Será la edad? Será la madurez? O será que lo veo desde otros ojos, desde los de la cámara. Quizás simplemente sea que me he acostumbrado tanto a esto que realmente dejaba de mirar las cosas de verdad, y ahora lo veo todo desde otra óptica, como si fuera la primera vez.

 

Más tarde, empiezan los fuegos artificiales. Y justo en ese momento empieza a llover. Mi cámara y yo nos escondemos del agua, íbamos a estar al pie del cañón (a la orilla del lago) pero al final nos ocultamos tras la gente y bajo la carpa de la barra del hotel. Y bueno, la verdad que no es como verlo desde el hotel, con una vista privilegiada, pero salieron cosas bonitas.

 

Cuando terminaron, eran las 22.30. Hora de irse, lamentablemente. Unas libraban al día siguiente, pero aquí la amiga tenía que estar a las 5 en pie. Pero bueno, los fuegos fueron una buena despedida, jeje.

Una de las canciones más sonadas en una fiesta bávara es está. Ein Prosi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s